Endodoncia

La endodoncia o tratamiento de conducto, es un procedimiento mediante el cual se elimina la pulpa afectada de un diente.

Dicha pulpa es la porción viva de la pieza dentaria, por lo que contiene vasos y nervios, y se sitúa internamente, en la zona central de la corona y las raices de los dientes. Tras eliminar la pulpa, se debe sellar herméticamente el conducto en el que se encontraba.

¿Cuándo es necesaria una endodoncia?

Cuando el nervio del diente de un paciente se ha visto dañado como consecuencia de una caries de larga duración, de un traumatismo o de una fractura del diente, es necesario llevar a cabo una endodoncia para devolver la funcionalidad a la pieza dental y poner fin a la infección y al dolor que le provoca al paciente.

Si el dentista no realiza el tratamiento de endodoncia necesario, puede producirse un absceso que provoque que la infección pase a los tejidos circundantes, expandiéndose dentro del hueso y provocando una sensación de movilidad del diente y un intenso dolor.

El paciente también puede llegar a presentar ganglios inflamados, fiebre y perder la pieza dental afectada.

El tratamiento de endodoncia

Dependiendo del número de contactos pulpares afectados, la endodoncia se clasifica en tres tipos:

Unirradicular: cuando afecta una pieza que tiene una sola raíz y por ello un solo conducto pulpar.

Birradicular: cuando afecta una pieza que tiene dos raíces y por ello dos conductos pulpares.

Polirradicular: cuando afecta una pieza que tiene más de dos raíces y por ello varios conductos pulpares.

En nuestra clínica dental en Calatayud utilizamos aparatos de calibración de ultima generación, técnicas mecanizadas e instrumental óptico de aumento para garantizar el éxito en el tratamiento.