Estética dental

El Blanqueamiento es un procedimiento de oxigenación usado para aclarar los dientes. Es muy efectivo para blanquear dientes oscurecidos por la edad o manchados por el café, el té, el vino tinto, las colas, el tabaco, etc.

No es tan efectivo para blanquear los dientes muy manchados por uso de algunos medicamentos, como la tetraciclina o por fluorosis.

En la clínica dental: El odontólogo aplica sobre la superficie de los dientes una sustancia blanqueadora (peróxido de carbamida, peróxido de hidrógeno, dióxido de silica.) que se activa mediante la luz halógena. Esta sustancia provoca la liberación de oxígeno, que conduce a una oxidación de la materia orgánica dental, y cambia la porción pigmentada a una fase sin color. La duración total del tratamiento es de unas dos horas.

En casa: Se realiza como tratamiento complementario al anterior. Se usa en casa durante la noche y consiste en la aplicación de peróxido de carbamida, mediante unos moldes de plástico blando que se adaptan a todos los dientes de la arcada dentaria. Estos moldes se fabrican especialmente para cada paciente. Para realizar los moldes se toman medidas haciendo una impresión con un material plástico, con el cual se obtiene el molde del paciente.